Motoczysz E1pc

Que cada vez es menor la diferencia entre las motocicletas eléctricas de competición y sus homólogas de explosión queda bien patente a la vista del modelo que traemos aquí: Motoczysz E1pc.

Desde el año 2009 en que se presentó el primer prototipo, ha sufrido algunas evoluciones y es con la última de ellas con la que se corrió el Tourist Trophy de la Isla de Man este año, pilotada por el legendario Michael Rutter.

Las especificaciones del modelo estándar son algo más “normales” tratándose de una moto eléctrica (aunque de competición, con todo lo que eso conlleva), pero, en la última evolución, empiezan a ser para descubrirse ante semejante derroche tecnológico.

El motor, brushless (sin escobillas), de corriente continua, imanes permanentes y refrigeración líquida, rinde más de 95 kw (más de 125 CV), entregando un par motor de 338 N.m; en la última evolución de dicho motor, la potencia entregada es de unos 200 CV a 10.000 rpm, ¡¡¡casi nada!!! Las baterías, de iones de litio, proporcionan un voltaje de más de 330 v, y una energía de 12,5 kwh.

Ante tales prestaciones, la parte ciclo no debería quedarse atrás y, en efecto, no lo hace. El bastidor está fabricado en fibra de carbono, y proporciona una distancia entre ejes de 1455 mm; el basculante trasero es concéntrico con el piñón de salida, por lo que se elimina el tensado-destensado de la cadena al actuar la amortiguación trasera.

Las suspensiones también están a la altura: delante, horquilla de barras elípticas con amortiguación realizada en exclusiva por Ohlins para este modelo, y que proporciona un recorrido a la rueda delantera de unos 115 mm; detrás, monoamortiguador Ohlins TTX, totalmente ajustable y que proporciona un recorrido a la rueda trasera de 127 mm.

En el sistema de frenado, otro tanto, recurriendo a la prestigiosa Brembo para frenar el conjunto: delante, dos discos de 320 mm de diámetro, flotantes, mordidos por pinzas monobloque de cuatro pistones, montadas radialmente; detrás, un único disco de 220 mm, atacado por una pinza de dos pistones.

Las llantas, de magnesio, firmadas por Marchesini, calzan neumáticos Pirelli Diablo Superbike en medidas 120/70 y 190/55.

En definitiva, una superbike de pura raza, como lo lleva demostrando en todas y cada una de las carreras que participa.

 

Fuente: Motoczysz

 


Deja un comentario

Connect with Facebook