Suzuki Burgman Fuell-Cell

El fabricante de motocicletas Suzuki sigue innovando en materia ecológica. Fruto de esta obsesión por el cuidado del medio ambiente, los responsables de la firma nipona han desarrollado un scooter no contaminante, capaz de moverse por las grandes ciudades y el resto de vías públicas con las máximas garantías. Sin embargo, el camino que ha seguido el fabricante ha sido muy distinto al escogido por otras firmas. A diferencia de otros constructores, en el modelo que ocupa estas líneas no se ha incorporado un motor eléctrico, sino un propulsor alimentado por hidrógeno.

Con esta idea, el Suzuki Burgman Fuell-Cell se ha convertido en el primer vehículo con motor de célula de combustible homologado por la Unión Europea. Este reconocimiento permite que el vehículo pueda comercializarse en todos los países miembros de la Unión sin necesidad de pasar los trámites necesarios en cada una de las naciones, lo que nos da una idea de los duros requisitos que ha cumplido para satisfacer las demandas en la materia que exigen todos los miembros.

Bajo el diseño de un viejo conocido de las grandes ciudades españolas como es el Burgman, su empresa creadora comenzó a trabajar en este proyecto en el 2010 junto a una sociedad británica llamada Intelligent Energy. Ambas compañías  terminaron por desarrollar el propulsor que monta el modelo y probarlo por la vía pública en carreteras británicas. El motor está refrigerado por aire y cuenta con un depósito de hidrógeno situado dentro del propio chásis de la moto. Tras el éxito obtenido en los ensayos, Suzuki se está planteando la idea de iniciar la comercialización del vehículo y alejarse así de la idea de prototipo o banco sobre el que trabajar ideas.

Lo que está claro es que con la fórmula escogida por el fabricante también se consigue un cuidado del medio ambiente al dar con un propulsor libre de emisiones. Para entrar con fuerza en el mercado tendrá que competir con sus rivales eléctricos y sobre todo convencer a las ciudades europeas en la creación de estaciones de servicio de hidrógeno y demás infraestructuras. El camino no es sencillo, pero con más Burgmans Fuell-Cell por las carreteras, nuestro planeta será más saludable.

Fuente: Suzuki España

 

 


Deja un comentario

Connect with Facebook